Historia

TEATRO MUNICIPAL DE LOS ÁNGELES

 

El Teatro Municipal en sus 43 años de existencia, se ha transformado en una de las vitrinas más relevantes de la Provincia de Biobío.

Un espacio requerido y valorado por los diversos agentes involucrados en la actividad artística de nuestro país. 

 

En el año 1967 el concejo comunal compuesto por el alcalde de ese entonces don Waldemar Agurto, y los concejales Anselmo Quezada, Raúl Acosta, Alfonso Leiva, Mario Ríos, Hernán Rodríguez y el doctor Osvaldo Quinteros, aprobaron por unanimidad la edificación del recinto más emblemático para Los Ángeles como ciudad capital.

la construcción de un teatro que permitiera tanto la proyección de cintas cinematográficas como albergar otras importantes manifestaciones artísticas de la época, festivales, encuentros corales, folclóricos, etc.

En la sesión, se dispusieron los recursos que financiarían el proyecto, y se determinó también el uso del terreno ubicado en calle Colo Colo a la altura del 484, esquina de Valdivia, para la construcción del mencionado Teatro. Previo a esto, en dicho lugar, se ubicaba un gimnasio municipal, cuya modesta estructura de madera resultó destruida por un incendio.

 

Una vez asignados los montos, se realizó un concurso para establecer al arquitecto que diseñaría el Teatro, licitación finalizada en 1968, resultando electo don Ronald Ramm Delpín, el proyecto tenía capacidad para 808 butacas, además de una pequeña galería comercial, y dependencias para la implementación de un museo en su segundo nivel.

 

Ocurridos los eventos del 11 de septiembre de 1973 en Chile, es designado alcalde de la comuna Mario Ríos Santander, quien asume la responsabilidad de concretar el emplazamiento del recinto cultural avanzado ya en su obra gruesa y dejando pendientes algunas terminaciones y el equipamiento. Liderados por Ramm, se suman a la gestión los arquitectos Osvaldo Órdenes, y más tarde Osvaldo Cáceres.

 

El equipamiento estuvo a cargo del mismo Ronald Ramm, quien, en compañía del alcalde, viajan hasta Santiago para la compra de las butacas, los dos mil metros de telas que posteriormente se utilizarían en la confección de las cortinas, además de la compra del mecanismo para la instalación del cortinaje, y parte del sistema de iluminación y alfombras.

 

el Teatro Municipal 38 años más tarde. Un 26 de mayo de 1976, la ciudad presenció la apertura de las puertas de un lugar que, hasta la actualidad, convoca a gran cantidad de habitantes de la Provincia de Biobío en torno a la contemplación de distintas manifestaciones artísticas.

 

 

La implementación significó un desafío aparte. Las butacas fueron hechas por un trabajador local quien creó las 815 sillas con las que en un comienzo fue dotado el Teatro. Paredes de color café claro y alfombras azules coronaron el recinto acondicionado en detalle para albergar espectáculos de toda índole.

 

El equipo municipal preocupado de la planificación del Teatro estuvo integrado por el Alcalde Ríos Santander; el director de control Alamiro Díaz -quien años más tarde sería también jefe comunal- el abogado Guido Navarrete, el encargado de tránsito, Mario Villagrán,  la Directora de Obras Públicas, Cristina Suazo y el juez de policía Raúl López, quien a pesar de no tener un cargo ligado a la gestión cultural, participaba activamente del proceso de coordinación de este tipo de eventos en la comuna. La actividad artística de Los Ángeles por aquellos años se destacaba principalmente por el folclore, festivales de la voz, coros y en menor grado el teatro y la plástica. Tras su inauguración el Teatro Municipal de Los Ángeles pasó a ser cine, actividad que se mantuvo hasta bien entrada la década del 90.

 

En la actualidad el edificio mantiene prácticamente inalterada su estructura inicial. Se sacaron algunas hileras de butacas de la parte delantera con el fin de agrandar el escenario lo que brindó el espacio suficiente para la presentación de orquestas sinfónicas y coros. También se reacondicionaron las butacas con la finalidad de otorgar mayor comodidad a los asistentes a las distintas actividades que se realizaban en el recinto.

 

En el año 2015 la Corporación Cultural Municipal de Los Ángeles, CCMLA, asumió la administración del recinto, iniciando, de forma paulatina, un gran número de profundas y fundamentales remodelaciones.

LA ETAPA CCMLA

La CCMLA configuró en una primera etapa los trabajos de reparación y mejoramiento del Teatro, labor que incluyó la reparación de suelos, mantenimiento de cerámicas y baldosas en el acceso al recinto, y la reparación de zonas húmedas – camarines y baños. Así como la construcción de la rampa de entrada para discapacitados por el acceso de calle Colón, lo que reforzó el compromiso municipal y de la Corporación, con el acceso democrático e inclusivo a todas las dependencias de uso público. Durante esta etapa también se concretó la instalación de la cartelera, letrero luminoso de estilo teatral, y la mantención de las ahora 733 butacas disponibles.

 

Paralelo a lo anterior, se realizaron los estudios correspondientes sobre el estado del sistema eléctrico del recinto, que tuvo como objetivo llevar a cabo, por primera vez, un cambio del empalme y los cables del recinto; además de la evaluación de las condiciones del espacio para la instalación del sistema de climatización, aire acondicionado y calefacción, el cual se concretará a través de un mecanismo de alta tecnología que funciona a través de ductos de cobre, y un manejo automatizado. Estos arreglos se incluyen dentro del desarrollo de las actuales etapas del proceso en curso, necesidades que la Corporación Cultural Municipal de Los Ángeles, entidad a cargo de la administración del Teatro, concluirá de la mejor forma para el buen funcionamiento del espacio y el disfrute de los asistentes.

 

Además, la Corporación Cultural ha realizado estudios y evaluaciones en relación al uso del Teatro, tales como un levantamiento de riesgos para detectar los puntos a subsanar en materia de seguridad. También se realizaron esfuerzos para la correcta mantención del espacio, mediante la contratación de personal de aseo y profesionales calificados en el área de sonido e iluminación.

 

Javiera Matus De la Parra, gerente de la Corporación Cultural Municipal de Los Ángeles, puntualizó al respecto, “Como Corporación hemos puesto nuestro mayor esfuerzo en la mejora de la infraestructura y funcionamiento del Teatro Municipal. Durante los últimos meses realizamos un estudio de proyecto tratando de abordar el tema de manera seria, basándonos en datos concretos que obtuvimos desde que asumimos la administración del recinto. En base a esto, detectamos que el trabajo es mucho más de lo previamente contemplado, por lo tanto, las aristas a cubrir no son solamente reparaciones, sino que incluyeron también hacernos cargo de un plan de gestión para el teatro, determinar plan de evacuación, hacer un levantamiento de riesgos y adquirir el equipamiento de seguridad necesario.  Desafíos que hemos asumido con el mayor de los compromisos y disposición, para que el resultado sea el mejor”.

 

 

La construcción y mantención de estas dependencias representa el comienzo de un Plan Cultural, que espera concretar, en Los Ángeles, un completo circuito de edificios culturales, que cumpla con satisfacer las necesidades artísticas de la ciudad y sus habitantes. Dicho circuito estará integrado por el Teatro Municipal, el futuro Centro Cultural angelino que se emplazará en el antiguo edificio del Liceo de Hombres, Museo Artequín y el Centro de Creación Artística, CECREA.